Skip to main content

Hola mamás, hoy vamos a tratar un tema que casi siempre nos causa dificultades: Como hago para que mi bebé duerma en las noches en su propia habitación.

Lo primero a tener en cuenta son las recomendaciones que nos hacen los especialistas: los bebes hasta el primer año de vida deben dormir en la habitación de los padres en su propia cuna o moisés), esto no solo nos brindará a todos tranquilidad y seguridad, sino que también facilitará la alimentación y el cuidado del bebe.

 Nuestros nenes cuando están pequeños deben dormir boca arriba, sobre sus espaldas, no hay que tener miedo de que se puedan atragantar, la anatomía de sus vías respiratorias y el reflejo nauseoso evita que esto suceda; durante el día y bajo supervisión los podemos poner sobre su estómago por periodos cortos para estimular su motricidad.

Ahora, como llevarlos a su propia habitación,

Como ya te lo mencioné, esto podría estar sucediendo después del primer año, aunque no olvides que cada niño y cada familia son únicos, y son los padres quienes deben decidir cuándo dar este paso.

Lo primero mamá, es establecer una rutina adecuada de sueño: cena, baño, cuento y música relajante, aunque el baño no es imprescindible para ayudar a los bebés a conciliar el sueño, hay muchos que se activan con el mismo. Lo que sí es importante, es no acostumbrar al bebé a dormir en brazos, ni en el pecho, ni hamacándolo para luego pasarlo a la cuna o al moisés totalmente dormido; debe llegar a su cama somnoliento y hay que asistirlo para que se duerma allí, acostarlo cuando esté casi dormido porque sino se va a despertar y no va a reconocer el lugar donde está.

Ten presente que para una buena noche es clave el manejo de horarios no sólo nocturnos, sino diurnos.  Los bebés hasta los 6 meses suelen hacer 2 ó 3 siestas entre 30 minutos a 2 horas cada una; de los 6 a los 12 meses las siestas suelen ser dos y hasta los 3 años, es común que hagan una sola siesa de 1 a 3 horas.

Una vez lo hallas acostado, si el bebé llora, acude a su lado, acarícialo y ayúdale a calmarse sin sacarlo de la cuna si es posible y una vez que se halla dormido nuevamente, retírate.

No cedas a la tentación de llevarlo a tu cama, acude a su habitación tantas veces como sea necesario, cambiarás unas cuantas noches de mal dormir, por mucho bienestar para ti y tu niño. Evita regañar al niño por llorar o levantarse en la noche, recuerda que cada uno tiene su ritmo y hay que respetar sus necesidades, cuando menos lo pienses, no será necesario permanecer en la habitación hasta que se duerma, podremos darle el beso de despedida, arroparlo y retirarnos.

Aquí te comparto algunos trucos que nos pueden facilitar la tarea:

  • Deja abierta la puerta de tu habitación y la de tu niño.
  • Para la tranquilidad del pequeño y la seguridad nuestra, cuando vayas a atender a tu hijo, puedes dejar encendida en la habitación una luz tenue,  además ten presente que  no es bueno encender la luz normal, porque rompe la idea de día-noche.
  • Acude inmediatamente tu niño llore en la noche, pero no lo levantes inmediatamente,  primero,  porque conviene darle la oportunidad de volverse a dormir y también para  darnos la oportunidad de entender la causa del llanto y actuar en consecuencia.

   Y finalmente y el más importante, tu constancia te dará el premio, muchas noches de un buen dormir y un niño feliz.

Abrir chat
¡Chatea con nosotros!
Hola 👋
¿En qué te puedo ayuda?